Loading...

El objetivo último de la Innovación es llegar al mercado

El objetivo último de la Innovación es llegar al mercado, de lo contrario no existe. Ello obliga a definir una Estrategia en la empresa innovadora. Una de esas estrategias puede ser:

-       Ser el primero en un mercado nuevo.

-       Ser el líder en un mercado nuevo

-       Ser un seguidor A su vez, el mercado nuevo lo podemos dividir en:

-       Creado por quien pretende liderarlo

-       Ya existir, pero reciente.

Con estos planteamientos podemos adentrarnos en la estrategia a elegir. Entre las ventajas de ser el primero se citan:

-       En la primera fase, ser el primero significa estar sólo, sin competencia, con mejores márgenes en esta fase del ciclo de vida del producto.

-       Pueden generarse barreras de entradas para los siguientes y tratar de permanecer en solitario vía protección mediante patentes, saber hacer exclusivo.

-       Generar suficientes recursos económicos para la siguiente oleada de esfuerzo innovador cuando lleguen los competidores. -

       Se habrán testado las reacciones del mercado y dispondremos de información privilegiada para sucesivas versiones o saltos.

-       Optimizar costes.

-       Ser potencialmente capaces de asociar la marca propia con el producto/servicio nuevo.

-       Posibilidad de generar periféricos y colaterales del producto/servicio central. Entre los inconvenientes podemos adelantar:

-       Fuerte inversión y, con ella, disponibilidad de recursos propios.

-       Incertidumbre en el resultado y riesgo asociado.

-       Elevados costes iniciales para lograr una buena curva de aprendizaje.

-       Focalización preferente de todos los recursos (económicos y de saber hacer) en dicho proyecto fundamental

-       Coste del fracaso (caso de producirse)

Es evidente que ambas partes tienen sus razones y se vuelve a presentar la pregunta: ¿Ser el primero o seguidor rápido? Vayan aquí las recomendaciones básicas:

-       No ser seguidor tardío a no ser que se disponga de nicho de mercado dominado previamente.

-       De ser seguidor conviene ser “seguidor temprano”.

-       Ser “seguidor temprano” incluye disponer de muchos de los recursos del primero aunque en menor intensidad (económicos y de saber hacer) ya que implica optimizar al primero u ofrecerse como alternativa.

-       Ser “seguidor temprano” requiere conocer al primero en la fase previa al lanzamiento para no entrar en competencia con otros seguidores. Ello obliga a una vigilancia de primera magnitud.

-       Podemos decir que el “seguidor temprano” lo es porque no desarrolla la idea, la deja en manos del primero, pero tiene gran potencia en igualarla y mejorarla. Es menos creativo y mucho más técnico.

-       Por contra, el “primero” debe ser enormemente creativo y bueno técnicamente, al menos disponer de los medios para serlo. Con estas recomendaciones, con la posición de partida de cada cual, un buen conocimiento de los propios recursos y capacidades, será más fácil definir la estrategia a seguir entre ser “el primero” o rápido seguidor”. En cualquier caso estar entre estos y no ser seguidor tardío... a no ser que se disponga de gran marca y nicho fidelizado de mercado. ¿Ser el primero o un seguidor rápido? ¿Qué crees más conveniente?

Comentarios

  • Jue, 13/02/2014 - 11:44 responder
    Hola David, el seguidor tardío sólo tiene el recurso de que en su zona, segmento o nicho no haya penetrado todavía la innovación (aunque sea vieja). Un ejemplo podría ser el de innovaciones ya asentadas en mercados y durante años pero que no han llegado a un determinado país, o a un determinado segmento de edades ... Podríamos pensar que es tardío pero puede resultar líder en dicho segmento. Pero cada vez es más dificil, dada la velocidad en que se mueve todo. Como mucho podrá ser seguidor temprano.
  • Mié, 12/02/2014 - 10:45 responder
    Interesante planteamiento. Personalmente pienso que, en bastantes casos, la diferencia entre ser primero o seguidor rápido va más en la creatividad, porque la parte técnica se puede encontrar (la financiación, de momento, ya es harina de otro costal), mientra que, como bien dices, el seguidor rápido necesita de una gran potencia técnica para responder muy velozmente. Por contra al seguidor tardío vuelve a necesitar una gran dosis de creatividad, tanto para encontrar un nicho desatendido como para adaptar la innovación a las necesidades de ese nicho. Saludos
  • Dom, 09/02/2014 - 20:36 responder
    Pues no he podido dejar de comentar este artículo Paco que me ha parecido muy interesante... Con respecto a este tema no existe recetas, sin embargo pienso que el criterio de que los emprendedores no deben en un inicio competir directamente con aquellas grandes empresas mejor posicionadas es fundamental, más bien buscar que sector de clientes éstas descuidan es interesante... muchas empresas no necesariamente fueron las primeras pero si las mejores, me viene a la mente el caso de la revista Rolling Stones... Saludos desde Lima
    • Dom, 09/02/2014 - 21:04 responder
      Hola Freddy, ¿qué tal por Lima? Ser el primero requiere disponer de recursos importantes y de forma continuada. También tiene enormes ventajas. Pero ser seguidor temprano o rápido tampoco es fácil ya que requiere mucho Talento y Conocimiento para captar lo que se está preparando por otros y responder rápidamente. Ser seguidor tardío ya requiere de suerte también. Pero es cierto que siempre quedan huecos en lo que va apareciendo. Gracias por comentar

Deja un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si eres un visitante humano o no y para evitar envíos automatizados de spam.
7 + 12 =
Introduce el resultado